Guillermo es un chico de 21 años que estudia la carrera de matemáticas. ¿Pero qué tiene de especial su familia? Guillermo tiene un coeficiente intelectual de 160. Él es un chico con altas capacidades. Y esta es su historia.

Juan Julián, el padre de Guillermo, explica que su hijo no tuvo una infancia fácil porque “es un niño diferente. Y todo lo que es diferente crea prevención, rechazo, miedo. El tener altas capacidades no significa ser más listo, lo que marca es una diferencia de intereses, una madurez distinta. Y cuando son pequeños se nota más”.

Conocer más

Categorías: Publicaciones

0 commentarios

Deja un comentario