Ignorar al sobresaliente es una forma de agresión, una expresión más de la envidia y la ignorancia ante lo diferente

En la mitología griega, Procusto, el hijo de Poseidón tenía su casa en las colinas donde ofrecía posada al viajero solitario. Le invitaba a tumbarse en una cama de hierro y cuando este se quedaba dormido, le amordazaba y le cortaba con un serrucho todas las partes que sobresalían de la cama. Es la forma en que el mito simboliza la tendencia a mutilar a quien sobresale. Las formas son múltiples, desde las más sutiles hasta las más agresivas, pero siempre arropadas por la inmunidad de un sistema escolar que es cómplice y verdugo al mismo tiempo.

Ignorar al sobresaliente es una forma de agresión, una expresión más de la envidia y la ignorancia ante lo diferente. Tratar de encajarlo para que sea como todos los demás, es otra: es negarle, es decirle implícitamente que es un error a corregir.

“El 40% de los menores con alta capacidad fracasan en la escuela. Los expertos destacan la falta de atención específica como principal problema”. Fuente: Noticias de Guipúzcoa

Seguir leyendo

Categorías: Publicaciones

0 commentarios

Deja un comentario